La Exclusividad en el Noviazgo Católico

La Exclusividad en el Noviazgo Católico

En la biblia no existe el concepto de noviazgo, ya que durante los tiempos de vida de Cristo consideraban esta relación como una mera preparación para el matrimonio, el cual se describe con un acto donde dos personas dejan de ser individuos y se convierten en un solo cuerpo (Mateo 19:4-6).

Las bases de los noviazgos católicos están basadas plenamente en lo dicho en la biblia, por lo que cosas como la fornicación o las infidelidades (1 Corintios 6:18) son un pecado en todo el sentido de la palabra (Éxodo 20:14).

Entonces, un noviazgo católico sigue las mismas normas que un matrimonio católico, claro con varios aspectos controlados, pero, algo que siempre se debe mantener es la exclusividad dentro de la relación.

¿Qué es la exclusividad en el noviazgo cristiano?

Un noviazgo cristiano siempre debe ser algo de mutuo acuerdo entre dos personas que han pasado por varias etapas, iniciando por personas que son amigos, comparten varias afinidades y son creyentes de un mismo Dios, ya que tener este tipo de relación con un incrédulo es un pecado (2 Corintios 6:14-16).

Es durante las distintas etapas del noviazgo que los involucrados pueden realizar ciertos actos que son bien vistos por la Iglesia, tales como las citas románticas, los agarres de mano o los cortos besos en los labios, por mencionar algunos, los cuales son conocidos como «gestos románticos«.

Los gestos románticos son acciones con las cuales una persona puede demostrarle el afecto que sienten a su pareja sin tener que incitar al pecado (Mateo 26:41), por lo que sólo deberían hacerlo únicamente con ellos.

Entonces, aunque no está mal que los integrantes de un noviazgo cristiano tengan otras amistades con las que salir, deben existir ciertos límites e intimidades que solo deberían hacerse con su pareja.

Hacer estas acciones que sean algo exclusivo en un noviazgo con una persona diferente, como los gestos románticos, se puede considerar como un acto de infidelidad hacia su novio/a.

Puede que una infidelidad no sea un pecado directamente, ya que este término solo aplica a los noviazgos que, como ya explicamos, no es algo que aparezca escrito en la Biblia, pero cometerlo es un indicativo que el infiel no podrá con la responsabilidad de un matrimonio y terminará cometiendo el adulterio.

Aunque esta definición está sustentada por las bases del cristianismo, este es un concepto que aplica a, básicamente, cualquiera de sus ramas, como el catolicismo, por lo que no deberías tener problemas para hacerla cumplir.

¿Qué significa pedir exclusividad?

Para empezar, la exclusividad en un noviazgo cristiano no es algo que deba pedirse, más bien, es una adicción que se obtiene en la relación en un momento preciso que los involucrados puedan asegurar que faltar a ella sería una infidelidad.

De hecho, los mismos noviazgos de la era moderna, que tienen varios puntos que contradicen lo estipulado por la Iglesia, consideran que faltar a la exclusividad que han estipulado es un acto muy reprochable, aunque a una medida menor al catolicismo.

Este punto de exclusividad en los noviazgos llega cuando la pareja ha decidido dejar la etapa de amistad y pasar a tener una relación formal donde salen solos, con el permiso y aprobación de sus padres y allegados.

Claro que, en muchas ocasiones puede que una pareja se encuentre en esta etapa sin saberlo, así que lo mejor será hablar esto con ella para aclarar en qué punto se encuentran y despejar cualquier duda.

Pero, algo que es más que obvio es que una vez se llegue al matrimonio esta exclusividad se vuelve algo inquebrantable, y cualquier acto que vaya en contra de ella será una infidelidad, uno de los peores pecados según la biblia (Hebreos 13:4).

¿Qué se le pide en la exclusividad en el noviazgo cristiano?

Cuando una pareja decide ser exclusiva completamente significa que están listos para poder tener un compromiso mayor, y están aún más cerca de casarse, que siempre será el objetivo de los noviazgos.

Entonces, esta intimidad y exclusividad debería ir aumentando poco a poco junto a la pareja cada vez que se sientan más cercanos el uno con el otro.

Algunas cosas que se harán más frecuentes al llegar a esta nueva etapa de la relación son las citas en solitario, planes matrimoniales e intentos para que las familias de la pareja puedan empezar a relacionarse entre sí.

Pero, lo más importante es que a medida que aumenta la confianza y la intimidad, también debe aumentar el respeto mutuo, siempre deben tener en cuenta que el amor no perjudica, ni daña ni incita al pecado a tu allegado (Efesios 4:2-3).

Si la pareja tiene algunos problemas para poder manejar esta nueva intimidad que tienen, entonces pueden pedir ayuda a alguno de los líderes de la Iglesia a la que asisten, para que este pueda guiarlos usando la palabra de Dios.

¿Por qué debe existir la exclusividad en el noviazgo católico?

En la biblia, más específicamente en el antiguo testamento, se puede encontrar varias relaciones poliamorosas, Salomón, Abrahan, David y Jacob son algunos de los más conocidos.

De hecho, muchas personas consideran que la única razón por la cual Dios permitió los actos de poligamia fue por la escasez de hombres que había en la época, la cual hizo que las varias mujeres estuvieran con un mismo hombre y puedan multiplicarse para llenar la tierra de vida humana (Génesis 1:28).

Aún así, muchas personas han utilizado las historias de esos personajes bíblicos para defenderse sobre sus infidelidades.

En una parte de la biblia Dios dice que la compañía idónea para el hombre sería una única mujer y por eso creó a Eva (Génesis 2:18).

Además, Dios describe que según su voluntad cada persona puede encontrar alguien que será su pareja hasta sus últimos días, y que cualquier relación que se intente con otra persona resultará en un rotundo fracaso.

Con todo esto dicho, a diferencia de otros mandamientos Dios nunca ordenó que las personas realicen actos polígamos en sí, entonces faltar a la exclusividad que se tiene con su pareja es considerada como adulterio, o por lo menos como una infidelidad.

En realidad, la única forma permitida para poder faltar a esa exclusividad que se le dio a una pareja es que uno enviude, lo cual le daría su derecho a casarse nuevamente (1 Corintios 7:8-9).

En un caso menos extremo, si una pareja decide terminar su noviazgo por no sentir que están destinados al matrimonio, entonces pueden conseguir una nueva relación con la cual tener esa exclusividad.

¿Cómo es un noviazgo católico si no existe ninguna exclusividad?

La exclusividad en un noviazgo católico es de suma importancia, ya que sin ella los involucrados nunca podrán conocerse de una forma profunda y la relación, simplemente, no funcionará.

Puede que haya que tener mucho cuidado de no faltar a las normas impuestas por la biblia, y seguir las reglas de sus padres para no caer en la tentación, pero la pareja debe poder hacer ciertas actividades propias con las que puedan identificar su relación.

Si la pareja no tiene ninguna actividad exclusiva de ellos, ni tienen una intimidad emocional, sencillamente seguirían teniendo una relación amistosa, aunque aseguren lo contrario, y nunca podrían, ni deberían, casarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *