Como vivir un noviazgo cristiano

Se ha detectado un bloqueador de anuncios

Nuestro sitio web es posible gracias a la exhibición de anuncios en línea a nuestros visitantes. Por favor, considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

Salir con un cristiano puede ser difícil, porque lo que la sociedad nos dice que debe ser nuestra relación es muy diferente de lo que es una relación cristiana exitosa. Las revistas, películas y programas de televisión muestran a la pareja «perfecta» a la par de un clásico de Shakespeare, pero muchas veces estas relaciones fallan. No están construidas sobre cimientos sólidos y se desmoronan rápidamente.

Los cristianos, sin embargo, tienen la bendición de tener ya la guía de citas perfecta: ¡la Biblia! La Biblia y el Señor nos enseñan exactamente lo que significa amar a otra persona, y cómo debe funcionar una relación exitosa.

¡Estos ingredientes pueden ser mezclados para crear una hermosa relación cristiana! ¿Te apegas a esta receta?

¿Qué es noviazgo cristiano?

El noviazgo puede definirse como un compromiso mutuo entre un hombre y una mujer para reunirse regularmente con el propósito de conocerse mejor y buscar la voluntad de Dios con el objetivo de casarse algún día si es su voluntad divina (3).

Antes de continuar se es preciso aclarar que el noviazgo, en un enfoque más moderno, comienzan cuando el hombre o la mujer inician una relación de más que amigos con el otro, y luego llevan a cabo esa relación fuera de cualquier supervisión o autoridad. Por su parte las citas/cortejos pueden o no tener el matrimonio como objetivo.

¿Qué es el noviazgo cristiano segun la biblia?

Aunque las palabras  «noviazgo» o «cortejo»  no se encuentran en la Biblia, se nos dan algunos principios por los que los cristianos deben guiarse durante el tiempo previo al matrimonio.

El primero es que debemos separarnos de la visión del mundo sobre el noviazgo porque el camino de Dios contradice al del mundo (2 Pedro 2:20). Mientras que la visión del mundo puede ser la de salir con una cita tanto como queramos, lo importante es descubrir el carácter de una persona antes de hacer cualquier compromiso con ella. Debemos averiguar si la persona ha nacido de nuevo en el Espíritu de Cristo (Juan 3:3-8) y si comparte el mismo deseo hacia la semejanza con Cristo (Filipenses 2:5).

El objetivo final de las citas o el cortejo es encontrar una pareja para toda la vida. La Biblia nos dice que, como cristianos, no debemos casarnos con un incrédulo (2 Corintios 6:14-15) porque esto debilitaría nuestra relación con Cristo y comprometería nuestra moral y normas (1).

Cuando uno está en una relación comprometida, ya sea de noviazgo o de cortejo, es importante recordar que hay que amar al Señor por encima de todo (Mateo 10:37). Decir o creer que otra persona lo es «todo» o que lo más importante en la vida de uno es la idolatría, que es el pecado (Gálatas 5:20; Colosenses 3:5). También, no debemos contaminar nuestros cuerpos teniendo sexo prematrimonial (1 Corintios 6:9, 13; 2 Timoteo 2:22).

La inmoralidad sexual es un pecado no sólo contra Dios sino contra nuestros propios cuerpos (1 Corintios 6:18). Es importante amar y honrar a los demás como nos amamos a nosotros mismos (Romanos 12:9-10), y esto es ciertamente cierto para una relación de cortejo o de noviazgo.

Ya sea que se trate de un noviazgo o de un cortejo, seguir estos principios bíblicos es la mejor manera de tener una base segura para un matrimonio. Es una de las decisiones más importantes que jamás tomaremos, porque cuando dos personas se casan, se aferran el uno al otro y se convierten en una sola carne en una relación que Dios quiso que fuera permanente e irrompible (Génesis 2:24; Mateo 19:5).

¿Cómo llevar un noviazgo cristiano?

Para llevar un buen noviazgo cristiano que le agrade a Dios y sea bendecido por el mismo, es importante que sigas los siguientes consejos:

Poner a Dios en primer lugar

Esto es importante, aunque pueda parecer romántico poner a tu pareja como todo tu mundo. No debes olvidar que Dios nuestro señor siempre está primero. Quizás ya lo sabes pero no está demás recordarlo.

Busca al señor

Buscar constantemente al Señor, crecer y aprender en tu fe, y darle toda la gloria a Él. Cuanto más te acerques a Dios, más exitosa será tu relación, porque Dios nos enseña a ser pacientes, a perdonar, a ser amables y a amar.

Compartir a Dios como una pareja

Una forma de crecer como cristiano y como pareja es compartiendo juntos la fe. Dios quiere que vuestra relación se centre en Él. Pueden hacerlo orando juntos, adorando juntos, yendo a estudios bíblicos juntos y cosas así. Pasar tiempo con Dios te da la oportunidad de abrirte y tener conversaciones reales y profundas con tu pareja

Se honesto

Desde las amistades hasta las relaciones románticas, todos entendemos la importancia de la honestidad y la consecuencia de la deshonestidad. Ser honesto en una relación es más que no mentirle a tu pareja. Significa ser abierto y vulnerable con tus sentimientos. Mostrarles a todos quién eres, incluyendo tu desagradable equipaje de tu pasado y todo lo que te mortifica compartir con los demás. Tienes que no tener miedo de ser tú mismo sin disculpas. Dios te ha hecho absolutamente perfecto a pesar de tus debilidades (2 Corintios 2:9) y una relación saludable reconoce eso.

Ora por tu relación

¿Estás listo para construir este tipo de relación? Un gran primer paso es rezar a Dios y pedirle guía y apoyo. Dios es nuestro maestro supremo, y nos dará las herramientas necesarias para construir una relación exitosa. Una buena idea es que entre los dos construyan una oración para bendecir su relación.

Tener una relación exitosa y saludable comienza con estos ingredientes. Cuando creas una base centrada en Dios, tu relación será más fuerte, más resistente y satisfactoria. Dios quiere que lo glorifiques en todo lo que hagas, incluyendo tu vida amorosa. Juntos, tú y tu pareja pueden crecer en su relación a través de Cristo más de lo que jamás pensaste posible.

¿Cómo evito hacer lo incorrecto en una relación cristiana?

Si estás leyendo este apartado es porque quieras saber hasta dónde puedes  llegar. Desafortunadamente, aunque nos gustaría una respuesta definitiva, la Biblia no establece un conjunto de límites específicos que delimiten una relación cristiana, sino que da un conjunto de «principios» para las relaciones. Con estos «principios» debemos entonces trabajar en cómo aplicarlos en nuestra situación.

Pero antes de que veamos algunos de los principios, vale la pena señalar que Dios no te limita de un todo. De hecho, su deseo es que vivamos la vida al máximo. Él es el último dador de alegría, y sus principios nos señalan la dirección de la alegría completa y cómo participar en una relación sexual con alguien que es excitante y satisfactorio(2).

Uno de los principios más claros en este tema de las relaciones físicas es Efesios 5:3 – «Pero entre ustedes no debe haber ni siquiera un indicio de inmoralidad sexual, o de cualquier tipo de impureza, o de codicia, porque estos son impropios para el pueblo santo de Dios.»(2)

La inmoralidad sexual no es sólo una relación sexual fuera del matrimonio. Incluye el contacto sexual, el comportamiento lujurioso e incluso lo que miramos. La Biblia dice, para evitar incluso un indicio de inmoralidad sexual. Nuestras vidas deben estar libres de la más mínima noción de lo sexual (a menos que estemos casados y sólo entonces con nuestra pareja)(2).

Pero cuando se trata de otro comportamiento, debes usar tu propia sabiduría en cuanto a si es sexual o no. Por ejemplo: el abrazo; hay un tipo de abrazo que es completamente no sexual. Luego hay otros abrazos que comienzan a «dar un indicio de inmoralidad sexual». Sabemos la diferencia, y estamos llamados a evitar incluso un indicio de inmoralidad sexual(2).

Comparto contigo el siguiente versículo 1 Tesalonicenses 4:3-5 – «Es la voluntad de Dios que seáis santificados: que evitéis la inmoralidad sexual; que cada uno de vosotros aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera que sea santa y honorable, no con lujuria apasionada como los paganos, que no conocen a Dios». Te animo a memorizar este verso porque puede ser de gran ayuda en situaciones tentadoras (2).

Hay varias cosas prácticas que pueden hacer que les ayudarán:

  • Leer la Biblia y orar juntos (¡siempre es una buena idea!)
  • Orar por ti y por tu pareja, para que seas sexualmente puro y Dios te proteja de la tentación.
  • Hablen de ello entre ustedes y sean honestos. Esto, después de todo, es la clave para cualquier relación buena y duradera. Pregúntele qué es lo que le resulta difícil o tentador y sírvele evitando esas situaciones.
  • Evite las situaciones que sabe que probablemente le tentarán (estar a solas en un lugar privado, por ejemplo, o si están en una habitación juntos, deje siempre la puerta abierta). Esto no significa que no pueda tener privacidad para hablar de las cosas juntos, sino que debe procurar tenerlas en lugares donde no se sientan tentados a ir más lejos.

¿Cómo iniciar un noviazgo cristiano?

Si quieres conocer a alguien del sexo opuesto, tengo que decir que: ¡es perfectamente normal! No se sorprenda ni se avergüence, pero aquí también hay que tener cuidado.  Debemos incluir aquí que debe haber un claro entendimiento de que si el noviazgo no funciona o la otra persona no quiere tener una relación, deben ser lo suficientemente maduras para separarse como amigos sin resentimientos y con el debido respeto a los sentimientos del otro. Discutamos algunas preocupaciones prácticas para una cita sana.

Lo que puedes hacer en un cortejo cristiano

1. Esté dispuesto y sea capaz de enseñar; busque la guía y el consejo de los padres de los líderes de su iglesia (es decir, pastores, ancianos y diáconos).

2. Interactúe libremente con parejas casadas piadosas y observe su estilo de vida matrimonial y familiar cristiana.

2. Hagan buenas preguntas sobre las convicciones, valores, aspiraciones y otros asuntos pertinentes del otro para prepararse para el matrimonio.

3. Aprendan más del otro en áreas de comunicación, convicciones espirituales, vida laboral, ministerio de la iglesia y antecedentes familiares.

4. Orar a menudo juntos por los seres queridos y la iglesia. 5. Considerar la posibilidad de ir a viajes misioneros organizados para crecer y servir juntos en la obra del Señor.

5. Estudien juntos la Biblia con regularidad. Compartan lo que han aprendido del Señor en sus devociones personales, en la lectura de libros cristianos o en los sermones de los domingos.

6. Aprender a entender los gustos, diferencias y preferencias personales de cada uno. Ser claro sobre el carácter y los intereses de cada uno.

7. Servir a Dios juntos en la iglesia (por ejemplo, en el coro, en los grupos de compañerismo, en los grupos de estudio bíblico en casa, en la Escuela Bíblica de Vacaciones, etc.) como preparación para servir a Dios como pareja casada algún día. 8. Aprender a complementarse mutuamente como un equipo de ministerio.

8. Equípense con un entendimiento adecuado del cortejo y el matrimonio cristiano a través de la lectura de la Biblia y otra literatura cristiana sana.

9. Estén dispuestos a relacionarse y a tener compañerismo con otros en el grupo, teniendo en cuenta que deben dar un ejemplo positivo como pareja de cortejo cristiano.

10. Ejerciten el autocontrol (Gálatas 5:22, 23) en su pasión por el otro; estén decididos a mantenerse puros para el matrimonio (Hebreos 13:4).

11. Conocer a los hermanos y padres de la otra parte a su debido tiempo y tener una relación fuerte y vibrante con ellos también.

Lo que no puedes hacer en un cortejo cristiano

1. No seas exclusivo en relacionarte sólo con los demás todo el tiempo (Heb 10:24-26, Ef 5:3, Gal 5:16, 19-21) y descuida a los demás.

2. No planeen aislarse (durante su cita) en lugares oscuros o solitarios donde puedan ser fácilmente tentados y caer en el pecado.

3. No se rindan a sus pasiones ni se involucren en actividades insalubres como caricias pesadas y sexo prematrimonial (Gálatas 5:6, 19-21).

4. No se engañen a sí mismos que está bien hacer esto o aquello ya que «nos amamos y ya estamos comprometidos a casarnos de todos modos». (I Cor 7:9, Prov 6:27-28)

5. Evita las películas, videos, revistas mundanas o bromas malsanas o libros que se tropiecen entre sí (2Tim 2:22).

6. Vístete modestamente para la cita (1 Pet 3:3, 4). No lleves escotes pronunciados, minifaldas y atuendos tentadores/sensuales que no sean edificantes sino que dificulten las relaciones sanas.

7. En cuanto a las vacaciones en el extranjero, vayan en grupo y no sólo ustedes dos. No sean un mal testimonio para el otro y para los demás, ni hagan que el otro caiga en el pecado. (1 Cor 8:9)

8. Cuando visiten la casa del otro, asegúrense de que haya alguien en casa. Mantengan sus habitaciones abiertas para que no estén en absoluta privacidad.

9. No se involucren en el ambiente mundano de juerga y placer como el cine, los pubs, el consumo de alcohol y el baile.

10. Prepare y planee tener un noviazgo razonable de al menos 2-3 años (es difícil conocer bien a alguien en poco tiempo, por ejemplo 6 meses). 11. No se deje influenciar por el sistema mundano de infidelidad y el síndrome de una noche de espera. (I Tim 6:6-10,2 Tim 2;22, Gal 5;19-21,) Lo que crece lentamente, perdura.

Amor y compromiso

Algunas personas se preguntan acerca de una relación en la que «no hay participación física antes del matrimonio» y la posibilidad de que una pareja pueda casarse y luego descubrir que no tienen sentimientos sexuales o románticos el uno por el otro. El consejo es que uno no debe involucrarse físicamente hasta después del compromiso del matrimonio. Esta es la única manera de asegurar que sólo se tiene un romance con una pareja en la vida. Si permites que el romance físico domine antes del compromiso y si no funciona, entonces existe la posibilidad de varios romances, con todo el dolor y el bagaje emocional que ello conlleva.

Puede haber actividades emocionantes y edificantes en una relación que honre a Dios antes de la ceremonia de matrimonio/boda! Hay un momento para todo. Involucrarse activamente juntos en los ministerios de oración corporativa, estudio de la Biblia, campamentos de la iglesia/jóvenes, grupos de compañerismo, coro y adoración semanal del sábado.

El romance es un sentimiento subjetivo. Tengan en cuenta que cuando lleguen tiempos difíciles en la relación (y así será), los sentimientos románticos no serán lo único que los mantenga juntos. En cambio, será su compromiso con Dios y con el otro lo que superará las vicisitudes de la vida. «Ama y comprométete con quien te cases» (Ef 5:28, 33) y «cásate con quien amas y comprométete». Ambos son igualmente importantes.

Una de las primeras cosas que afectan a las personas en una relación es la atracción externa por el otro. Esto es importante sólo hasta cierto punto y no debe ser la única consideración principal. Los crecientes sentimientos de romance y amor no deben depender del aspecto externo sólo como base del matrimonio (aunque deben gustar las miradas del otro.) Los otros aspectos del desarrollo espiritual, intelectual y social deben ser considerados también. Por encima de todo, las relaciones y el matrimonio deben tener la aprobación de Dios primero antes de que pueda ser bendecido por Él. Como cristianos, debemos desear esta aprobación divina del cielo para que podamos «glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre». El Señor desea lo mejor para nosotros. (Ef 5:15, 16). Recuerda que aunque el matrimonio se hace en el cielo, el noviazgo y el mantenimiento se hace en la tierra .

Conclusión

Mirando hacia atrás, en una nota personal, alabamos y damos gracias a Dios por casi 7 años de cortejo significativo y 15 años de matrimonio satisfactorio. Juntos, hemos aprendido del Señor y del otro a ser una ayuda que honra a Dios, un confidente alentador y que sirve al unísono en el ministerio para el Señor en Maranatha BPC y más allá. Ciertamente ha valido la pena esperar al Señor. También pueden experimentarlo en sus vidas cuando honran y ponen a Dios en primer lugar en su noviazgo y matrimonio. Nada es imposible con Dios.

REFERENCIAS 

1. What does the Bible say about dating / courting? | GotQuestions.org. (2020). Retrieved 6 February 2020, from https://www.gotquestions.org/dating-courting.html

2. CROFT, S. (2006). What Does a Biblical Relationship Look Like?. Retrieved 6 February 2020, from https://www.boundless.org/relationships/what-does-a-biblical-relationship-look-like/

3. Sin, J. Practical Guidelines for Christian Courtship. Retrieved 6 February 2020, from https://www.lifebpc.com/resources/family/275-practical-guidelines-for-christian-courtship